Oración a San Cipriano para separar

Si tú o algún allegado a ti, se encuentra en una relación difícil con respecto a otra persona que quieres alejar, sírvete de esta profunda Oración a San Cipriano para alejar a esa persona indeseable. Ponte a rezar con fervor y paciencia y el venerable Santo inmediatamente acudirá en tu ayuda!

1. Plegaria para separar a una pareja

He llegado hasta tu Altar para implorarte, oh, San Cipriano, poderoso y justo! Vengo a ti para salvar a dos personas que se amaban con el alma y hoy… ya no!… Se detestan, no se entienden, no dialogan… se lastiman con palabras burdas… y yo voy a orar con tu oración, para salvarlos de esta suerte traicionera!

Amado Santo!… No permitas que (di el nombre de uno) y (nombra al otro/a), sigan malgastando sus vidas maltrechas… Separa sus cuerpos, separa sus almas… Que no se vean más!… Santo Milagroso, aparta sus vidas con tu don sublime y con tu compasión!…

Ya no son felices… ya no se comprenden… ponles un parate a su relación! Oh, mi San Cipriano! Define esta historia con benevolencia… y con beatitud! Abre tu regazo y oye esta oración! Mi corazón late muy fuerte, al decir tu nombre inmaculado… Santo, eres magnánimo y noble… eres del creyente, Siervo… Eres mi Santo sagrado!

Confía en mí!… Cuando desesperada imploro! Usa tu poderío para apartar a esta pareja, que se destruyen a diario… No trates de convencerlos, pues cada uno camina por caminos adversarios! San Cipriano!… Invoco tu imagen santa en esta celebración, con humildad y oración y esperando este Milagro! Amén

Súplica para apartarlo de mi camino

Así Será

Oh, piadoso Santo, Omnipotente Siervo del Señor, dame tu mano para apartar de mi senda a quien no amo! Tú eres Luz, Apóstol de los justos y benevolentes!… Necesito me ampares en tus alas fantasiosas y me guardes de quien sigue a mi costado.

Ya no puedo tolerar sus manos tocando mi pelo… Ni hablándome quedo con palabras muertas!… Nada me repone de esta indiferencia de ser mi pareja… De no comprender, cuando con silencios y agreste mirada, no encuentro palabras para renacer!

Y las discusiones, moneda corriente, más el desaliento que corre en mi alma, si lo tengo cerca! hacen que en un rezo profundo y sentido, te deje este ansiado y ferviente pedido! Tú eres, Glorioso, quien me escucha siempre, tantos infortunios… sin poder ya más!

Bienaventurado! adorado Apóstol de los Santos Cielos!… Aparta a este hombre de la senda mía, para retornar, si puedo, quizás… algún día, al amor eterno de quien me merezca y me haga feliz! Seré tu cautiva dentro de este templo, donde tienes siempre, un milagro presto!… Oh, Santo Cipriano!

Adoro tu imagen, venero tu estampa cual si fueras Dios!… Porque has compartido la mesa Divina Todopoderosa del Gran Creador!… Tienes merecida tanta invocación!… Tus fieles respetan esa trayectoria en el mismo Cielo, donde sólo brillan Santos destacados… como tú lo eres!

Te traigo una invocación para el mismo Padre Dios: Padre Nuestro que estás en los Cielos, Santificado sea tu Nombre, venga a nosotros tu Reino, hágase tu Voluntad, así en la Tierra como en el Cielo…Eleva mi oración, mi Santo, no me desampares mi Señor, concreta en mí el gran Milagro, para empezar a vivir… hoy!

Te suplico una vez más, San Cipriano en mi plegaria, no me abandones te imploro, sin tu poder no habrá cambios, en mi desolado ser! Busca de entre tus virtudes la más fiel a mi sentir y cúmpleme con tu entereza… el Milagro que pedí!

Deja un comentario